Participación de las Familias en la Vida Educativa

Jueves, 7 Agosto   

Vivimos en una época en la que los cambios son constantes y determinantes para las relaciones socios familiares. Son transformaciones que afectan a toda la sociedad y que influyen directamente en la educación, que implican nuevas necesidades de servicios educativos y una mayor participación familiar en la vida educativa, todo ello como respuesta a las exigencias de un mundo globalizado.

Escuela, sociedad y familia son agentes clave en todo proceso educativo, siendo imprescindible la colaboración y participación de todos ellos para la consecución de una mejora en la calidad de la enseñanza y el desarrollo integral de los alumnos. Profesores, estudiantes y familias deben trabajar juntos y formar parte de un mismo proyecto educativo. El diálogo y el entendimiento entre todas las partes son fundamentales.

El rendimiento y los logros académicos mejoran cuando los padres participan activamente en la educación de sus hijos. Una participación que debe extenderse e integrarse en el diseño del proyecto educativo del centro, en los órganos de funcionamiento, en la dinamización del mismo, a través, por ejemplo, de las actividades extraescolares. De esta forma se visualiza y valora la importancia de la convergencia de acciones entre el centro docente y la propia familia.